(XXXIII) ORILLA

Estoy cansado de contar desastres

desde la orilla amarga de esta arena.

 

Ya no sé si son mis dedos o raíces

lo que entierro en la marea

de la ola profunda que choca el pecho

y remueve conciencia, deseo y ser.

 

Me sigo perdiendo en la línea

de los dos azules de mis tardes;

inmóvil en la última roca del mundo

me deshago en la inacción del árbol.

 

Vivo dentro de una rueda

para volver al lugar

del que nunca me he ido.

 

Habito una casa vacía

de espejos rotos

y cristales negros.

 

Me encuentro a mí mismo

en las palabras que no digo

vacío el pecho de verdades

y tomo aire hondo de voz perlada.

 

Me definen las ausencias

que se ríen del frío

y bailan de la mano

la canción de mis noches.

 

Le he gritado al mar tu nombre

y el mar ha respondido

silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s