(XXXIV) SER

Diluyo mi tiempo en la imposibilidad del ser

lastrado el acero de batallas perdidas

es agua que rompe, gota y roca que hiende

memoria de nombres de letras y espuma.

 

Bailamos eternos bajo el manto de cielo

en golpes de marea, agua limpia, azul y blanca

perdimos los pasos, el camino y la senda

a tiempo de odio, reproche y herida.

 

Tocamos los tactos de arrugas y sed

limpios los labios del silencio sonoro

decir lo que callan los ojos

callar lo que hablan las manos.

 

Fuimos a una la espina y la pinza

la herida que sangra dos o tres gotas

las tripas vertidas en charcos y puertas

alfombras roídas, la mancha del tiempo.

 

Qué somos ahora

si sólo fuimos tiempo. Somos recuerdo

o somos olvido.

 

Qué fuimos entonces

si ahora no somos. Somos caricias

en pieles distintas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s