(XXXVII) REBELAR

Voy a rebelar el corazón ante el estómago.

 

Quiero a mis tripas rendidas

y a mi sangre en victoria;

quiero espadas de filo invertido

que corten el aire pero no la carne

y quiero querer el camino

que da la vuelta y regresa

sobre los pasos esféricos

de mi pretérito imperfecto.

 

Quiero ser capaz de hablar más

gritar más

palabras más

más

de lo que soy ahora

y más de lo que serán

jamás

mis derrotas.

 

Voy a poner en pie de guerra

a los seres que me habitan;

todos mis yoes alzarán el alma

pesada el arma

la palabra y la tinta.

 

La jaula permanecerá la borrosa

quietud del pájaro en el instante

de la muerte y deseo;

rosas y lino

carcoma del tiempo que escapa

del frío y la ceniza.

 

Voy a soltar a las bestias

que se han comido mi cielo

y voy a hablarles del miedo que llevo

incrustado en la frente

y del frío

que mece mi cuna

tres veces por noche.

 

Voy a rebelarme

y a ponerme frente a mí.

 

Voy a destruirme todos los pedazos

y a poner primero el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s